El Time-lapse, nociones básicas

Aunque no sepas exactamente que es un time-lapse, seguramente habrás visto muchos de ellos. Se trata de una técnica fotográfica de disparo a intervalos o secuencial, que nos permite tomar imágenes durante un largo periodo de tiempo para posteriormente ser montados en un vídeo que en poco segundos mostrará el paso del tiempo acelerado o lo que es lo mismo podremos ver sucesos que acontecen tan lentamente para el ojo humano que son imperceptibles a velocidad natural, como por ejemplo una puesta de sol que pueda durar minutos podremos ser capaces de reproducirla en vídeo en escasos segundos.

Ver abrirse una flor puede llevar varios días de captura de imágenes, como también el deshielo de una montaña podría durar días incluso meses. Con esta técnica podemos apreciar en segundos el desarrollo de estos acontecimientos que de otra manera sería imposible.

Uno de los campos donde podríamos aplicar esta técnica sería la construcción. Podemos encontrar muchos ejemplos de time-lapses de larga duración en obras de gran calado, como por ejemplo la ampliación del conocido Canal de Panamá, 5 años de trabajos concentrado en poco más de 2 minutos de vídeo.

Flor roja

Para otros de los usos que podemos aplicar el time-lapse, es la astrofotografía, con una cámara de vídeo sería imposible grabar el movimiento de los astros dada la poca luminosidad que puede captar una cámara de vídeo, pero ¿qué pasa si fotografiamos las estrellas con el tiempo necesario para registrarlas con una calidad aceptable y lo hacemos con un intervalo ligeramente mayor a la duración de exposición de las fotografías? Pues conseguiremos ver el movimiento de los astros con una calidad de imagen excepcional.

A la hora de realizar nuestro time-lapse tendremos que tener en cuenta muchos aspectos técnicos y otros no tan técnicos que de una manera u otra afectarán a nuestro trabajo final.

Equipamiento básico para llevar a cabo un Timelapse

Para realizar nuestro primer time-lapse vamos a necesitar una cámara, un trípode y un intervalómetro, esto sería el equipo básico para empezar.

La calidad de imagen de nuestra cámara y focal determinará la calidad final de nuestro time-lapse aunque para ello también van a intervenir otros muchos factores, como por ejemplo los ajustes de los parámetros que usemos, la robustez de nuestro trípode para evitar que el encuadre se mueva, la edición del material obtenido, etc.

Aunque antes de llegar a montar nuestra cámara sobre el trípode y empezar a disparar hay muchas cosas a tener en cuenta.

Pre producción: La diferencia entre hacer una buena o una mejor planificación en la primera fase del proyecto puede determinar el grado de éxito de nuestro time-lapse.

Todos y cada uno de los elementos que van a intervenir en la realización del time-lapse son importantes. Empecemos por el principio

  • La tarjeta, siempre tendremos que tener en cuenta el número de disparo que vamos a realizar y prever que no nos quedaremos sin espacio en nuestras tarjetas, el mejor consejo: Calcula bien el almacenamiento que requiere cada proyecto y lleva siempre tarjetas de reserva.
  • Baterías, en este caso más importante que el número de disparos es el tiempo que la cámara estará disparando. A un intervalo menor más consumo de batería, pero no podemos olvidar que aunque nuestro intervalo sea de una hora es probable que nuestra batería no pueda hacer tantos disparos como podríamos pensar en un intervalo mucho más reducido, por ejemplo, podemos disparar 100 fotografías en 1 hora o podemos disparar 100 fotografías en 10 horas. Por ello si tienes opción usa un grip y lleva siempre baterías de reserva.

¿Como podríamos ahorrar batería?

El preview de las imágenes cada vez que nuestra réflex dispara supone un consumo de batería mayor, nos puede servir de referencia para ver posibles cambios de en la iluminación de nuestras imágenes pero por otro lado reducirá la capacidad de nuestra baterías, si vas justo de batería, mejor desactívalo.

  • El trípode nuestro mayor aliado, hoy día podemos encontrar carísimos trípodes de carbono que todo fotógrafo querrá tener en su equipo, no es nuestro caso, cuanto más viejo y pesado mejor, es importantísimo disponer de un trípode pesado, que evite que la cámara se pueda mover, especialmente en condiciones de viento fuerte, ya que podría arruinar nuestro montaje final.
  • El encuadre, dedica el tiempo necesario a buscar un buen encuadre, ya que este será el mismo para todo el time-lapse, si montamos nuestro vídeo en 4k nos permitirá hacer re-encuadres si el vídeo a exportar fuese por ejemplo en Full HD, pero esto no deja de ser un recurso, revisa, revisa y revisa el encuadre.
  • El enfoque, otra de las partes importantes a tener en cuanta antes de activar nuestro intervalómetro. Siempre en manual, dependiendo de donde esté el objeto o motivo a fotografiar, aplicaremos un enfoque u otro, en el caso de los paisajes tendremos que intentar enfocar toda la escena, por ello si conocemos la hiperfocal de nuestro equipo nos ayudará a tener un encuadre con el máximo enfoque en toda la escena.
  • Parámetros, estudiar bien el intervalo y los parámetros que vamos a utilizar en nuestros disparos es muy importante. Determinar el intervalo y los valores de exposición. Esto va a depender del proyecto, y de las circunstancias lumínicas.

No obstante si tu intención es iniciarte en el mundo de los time-lapses puedes empezar con configuraciones automáticas en cuanto a velocidad, ISO, etc, pero recuerda enfoque siempre manual y el numero f también, para evitar cambiar el plano focal entre nuestra diferentes fotografías.

  • Evitar el flickeo, podemos decir que el flickeo es la diferencia de exposición que pueden aparecer entre las diferentes fotografías, aún disparando en manual, donde se supone que los valores de velocidad obturación o apertura de diafragma no varían, puede llegar a haber pequeñas diferencias lumínicas, para minimizar este efecto desagradable en nuestros time-lapses podremos utilizar objetivos manuales, si no disponemos de ellos, otros métodos podría ser desacoplar ligeramente nuestro objetivo para evitar que se comunique con nuestra cámara. Aun así no podemos decir que sea una solución definitiva y por ello podemos encontrar software para trabajar en post-producción nuestro time-lapse, uno de los programas más conocidos es VirtualDub.
  • Estudia el lugar y ve preparado, Si vas al campo lleva todo lo que necesites o de lo contrario lo echaras de menos, una silla, un libro, música, todo dependerá del tiempo que te pueda llevar el proyecto. Si es invierno abrígate bien, si es verano lleva suficiente agua, consejos de sentido común que por experiencia propia puedo decir que solemos pasar por alto muchas veces.

El uso que podemos dar a nuestros time-lapses es casi infinito, podremos utilizarlos como producto final para apoyar ciertas secciones de nuestra web corporativa, incluirlo en vídeos corporativos como spots o reportajes, o simplemente como documentación de algo digno de haber sido “timelapseado”.

Si todavía no has probado la técnica time-lapse no esperes más y lánzate, pero recuerda que nuestros equipos réflex como todo sistema mecánico sufre desgaste por lo que te aconsejo planificar muy bien, practicar y sobre todo disfrutar cada momento y lugar.

Para algunos dedicar unas cuantas horas en “timelapsear” una bonita puesta de sol que podemos ver en escasos segundos puede llegar a ser una locura, pero recuerda que hacer un time-lapse puede conllevar otros muchos placeres inherentes al mismo proyecto, como por ejemplo tener que esperar horas tomándote una cerveza en lugares como el de la imagen, una auténtica tortura, ¿Verdad?

Esta serie de consejos te van a ayudar a iniciarte en el dominio de esta técnica mixta entre la fotografía y el vídeo, pero si lo que necesitas es un time-lapse profesional ya, puedes contar con nuestro servicio de time-lapse profesional.

TU COMENTARIO